¿Y tú, ¿qué estás haciendo para apoyar a tu equipo durante la crisis Covid-19? Ahora mismo ésta es la pregunta del millón para líderes del mundo entero. Aunque nos falte una idea precisa del futuro que nos espera, una cosa queda clara: los líderes deben actuar para cuidar a sus equipos y facilitar su trabajo para garantizar tanto el bienestar del personal como la recuperación de la empresa. Si le prestas el apoyo que necesita, tu equipo te ayudará no sólo a navegar la situación actual sino también a construir el camino hacia el futuro. Porque se trata no sólo de sobrevivir sino de prosperar.

 Entonces, ¿cuál es la mejor manera de ayudar a nuestros equipos? Según Kristine Dery, de MIT, líder de un estudio en curso de más de 280 empresas, los líderes necesitan dejar ya el liderazgo “modo crisis” de decisiones rápidas—enfocado puramente en tareas—para adoptar un liderazgo más empático. Se trata de cambiar el “hardware” por el “heartware”. Es decir, hay que profundizar más en la empatía y relación para ayudar al equipo a recuperar su equilibrio y empezar a mirar hacia el futuro. Sabemos que ser líder no siempre es fácil, por eso compartimos aquí unas Mejores Prácticas para ayudarte a tu equipo a enfrentarse a la situación de la mejor forma posible.

Las Seis Claves del Liderazgo Empático

 

1. Anticipa los altibajos emocionales

Aunque estamos ya en fase de desescalada, y algunos estamos ya volviendo a la oficina, un vistazo a los titulares de las noticias es un duro recordatorio que aún seguimos muy lejos del modus operandi normal. Y a pesar de haber avanzado en el camino, no sabemos exactamente hacia dónde nos lleva, ni cuánto va a durar el viaje. En una situación así es absolutamente normal que entremos en un ciclo emocional donde se van alternando el enfado, la negación, la tristeza y el miedo al futuro. Peor aún, quizás uno de tus colaboradores haya sufrido la pérdida de un familiar. Todos reaccionamos de forma distinta—algunas personas vivirán estos cambios más que otras—pero tarde o temprano todos los miembros de tu equipo pasarán momentos difíciles y se sentirán tristes, inquietos o preocupados.

Permanece atento a su estado emocional y busca señales de alerta como cambios repentinos en la manera de trabajar o comportamientos no habituales como la falta de participación en reuniones, la ausencia de comunicación en general, o muestras de irritación o apatía. Es vital intervenir rápidamente. En muchas ocasiones el mero acto de  escuchar y empatizar servirá de alivio. Otras veces puede ser preciso reducir la carga laboral, flexibilizar el horario o poner a la persona a trabajar en proyectos con otros miembros del equipo para aportarle más contacto social.

2. Conversar, no controlar

Deja de controlar a tu equipo y empieza a conversar con ellos de forma individual. Incluso en tiempos normales el “micro-management” orientado sólo a la tarea hace perder el tiempo y ralentiza el desarrollo del colaborador. Aprovecha la oportunidad para empezar un diálogo interpersonal más útil. Las conversaciones “one-to-one” fomentan una relación de confianza y permiten al líder entender mejor los retos personales y laborales de cado uno—incluso pueden generar soluciones e ideas para el futuro. Y si fuera poco, un sondeo de MIT de más de 400 organizaciones para evaluar la efectividad de iniciativas corporativas frente al Covid-19 ha revelado que las conversaciones individuales entre manager y colaboradores son la mejor medida para combatir la sensación de aislamiento, siendo mucho más valoradas que iniciativas como cafés y comidas virtuales o “Happy Hours”.

Sin embargo, recuerda que no todos somos iguales. Mientras que tus colaboradores más extrovertidos pueden estar encantados de compartir sus sentimientos, los introvertidos pueden sentirse incómodos. Déjales elegir— diles que tu puerta está abierta y que pueden comunicarse contigo cuando lo necesiten.

Pregunta: ¿Cómo lo estás llevando en general? Cuéntame algo positivo que te ha pasado o que has logrado.  ¿Qué te está rondando por la cabeza ahora mismo? Dime una cosa que puedo hacer para ayudarte. Simplemente escuchar demuestra a tu equipo que te importan y que los valoras.

3. Empodera a tu equipo—¡quita los badenes!

No hay duda que este nuevo entorno laboral nos está dificultando el trabajo a todos. Sea por tener que compaginarlo con la atención a nuestros hijos, por una silla poco adecuada o por los típicos problemas de acceso a los sistemas corporativos, el caso es que se hace más cuesta arriba. El trabajo en remoto no sólo ha sacado a la luz problemas nuevos, sino que ha destapado problemas ya existentes como lentitud en tomar decisiones, divisiones internas o no compartir información. Asuntos que antes se resolvían con una charla por el pasillo se han vuelto mucho más difíciles de solucionar. Pero como líder, una de tus responsabilidades primarias es activamente buscar y aplanar los obstáculos o “badenes” que impiden a tu equipo sacar el trabajo adelante.

Demuéstrales que estás para ayudarles. Fija prioridades claras, delega decisiones y procura no ejercer de cuello de botella. Ahora no es momento de buscar la perfección. Organiza reuniones cortas a diario con tu equipo. ¿Qué cosas van bien? ¿Qué no va bien? ¿Cuéntame qué puedo hacer o con quién puedo hablar para ayudarlos?

Deja que el equipo se ayude entre sí montando canales informales para este propósito. Por ejemplo, algunas empresas han abierto canales en Slack o grupos WhatsApp que excluyen al jefe para que los miembros de los equipos puedan comentar dudas o pedir consejos—cosa que normalmente pasaría en la máquina de café o en la cantina de la empresa.

4. Pon fin al Permawork y evita el “burn-out”

Estamos viendo que tanto por el sentimiento de deber como por el deseo de demostrar su valía, muchos empleados no sólo están haciendo lo mejor que pueden sino que están rindiendo en exceso. Un estudio de Nord VPN demostró que los empleados europeos trabajando en remoto han hecho un promedio de dos horas extra al día durante el confinamiento. Es imposible seguir de esta manera. El trabajar en exceso nos lleva a cometer errores, destruye la creatividad y lleva inevitablemente a una baja de productividad. Peor aún, puede terminar en  baja por estrés laboral o “burn-out”. Sé proactivo en poner fin al Permawork. Acuerda prioridades con el equipo, permite flexibilidad y enséñales a decir NO—incluso a ti—para encontrar el equilibrio profesional y personal.

Organizaciones como Google y Cisco reconocen este peligro y han tomado el paso extraordinario de dar días libres extra a todos sus miles de trabajadores. Como Francine Katsoudas, Cisco Chief People Officer, escribió en un correo a toda la plantilla, “Hay tantas razones para no tomar un día libre—hay pocos sitios donde ir, los demás nos necesitan. Pero hay una razón para desconectar: nosotros mismos”. Asegúrate que tus colaboradores conocen las medidas de apoyo que tu empresa ofrece, por ejemplo, coaching interno o ayudas psicológicas.

5. Sé positivo y mantén el espíritu del equipo

Aunque se trata de mantener una comunicación fluida, honesta y transparente, procura mostrarte positivo. Recuerda a tu equipo que todavía estáis persiguiendo la misma visión y misión organizacional de servir a los clientes y a la sociedad—simplemente vais por una vía secundaria de manera temporal. Ayudarás a reforzar la moral si destacas las nuevas habilidades o aprendizajes que habéis adquirido durante esta situación. Celebra los logros y comparte el feedback positivo que recibes de clientes u otros departamentos. Impulsa las endorfinas con el humor o eventos de equipo y establece la regla “política fuera” para evitar que el debate derive en discusión. Cuida especialmente le cohesión del equipo si empiezas a tener a algunos colaboradores juntos en despacho mientras otros siguen aislados en casa.

Los pequeños detalles tienen gran impacto. Un cliente nuestro ha regalado una taza con el logo corporativo a todos los empleados, otro manda bonos de Deliveroo el último viernes de cada mes, mientras que otro manda un cesta de fruta a su gente cada semana. Son pequeños detalles—sin gran coste—que pueden transmitir un verdadero sentido de pertenencia y de estar cuidado. El mensaje principal, como expresó de forma tan conmovedora Arne Sorensen, CEO of Marriot Hoteles, es que “juntos sobreviviremos esta situación y volveremos a prosperar”.

6. Es tu responsabilidad como líder cuidar de ti mismo

“Tu primer y más importante deber como líder es encargarte de tu propia energía y ayudar a dirigir la energía de las personas que te rodean”.
― Peter F. Drucker

Nadie espera que sus líderes permanezcan impasibles en la situación actual. De hecho, más bien lo contrario. Mostrar vulnerabilidad es señal de humanidad y crea mayor conexión con los demás. Sin embargo, ten en cuenta que tu equipo estará muy atento a las emociones que proyectas  para medir tu nivel de confianza cara al futuro. Si entras en un “bucle” no deseado, prueba actividades sencillas como Mindfulness, escuchar música, o cualquier ejercicio físico para encontrar un estado más positivo. Evita el “burn-out”. ¡Modela los comportamientos positivos que quieres ver en tu equipo! Asegúrate de dormir lo suficiente, hacer deporte y dedicar tiempo para reflexionar y pensar de forma estratégica. No puedes cuidar de los demás si no cuidas de ti mismo. Y recuerda que no estás solo; habla con líderes dentro y fuera de tu organización para compartir aprendizajes y generar soluciones.

Aprovecha esta oportunidad

Por último, aunque la situación actual representa un reto sin precedente para líderes en el mundo entero, a la vez es una oportunidad para construir una relación de confianza con tu equipo, ayudándolos a crecer frente a la adversidad. Prestar el apoyo adecuado a tu gente, “cultivando” y no “exprimiéndoles”, generará un mejor rendimiento ahora, más lealtad en el futuro y mayor preparación cara a la recuperación. Como dice Eric McNulty de la “National Preparedness Leadership Initiative” de Harvard, “Las acciones de los ejecutivos en estos momentos de crisis van a determinar de forma significativa su destino”. Así que, piensa en esto: ¿Qué contestará tu equipo cuando les pregunten que hizo su líder para apoyarlos durante el Covid-19?

Descubre más sobre nuestros programas de liderazgo y coaching.